¿Quién es Javier Tudela, el hijo de Makoke? ¿Quién es un as en los negocios?

  • Javier Tudela tiene solo 26 años, aunque fundó su primera empresa a los 17.
  • En las redes sociales sube imágenes en las que se mueve en espacios paradisíacos como un verano infinito.

Casi todas sus publicaciones parecen hechas en verano. Para el, ponerse un abrigo parece una especie de tortura. Pero no te confundas por su Instagram de chill: Javier Tudela, el hijo de Makoke, se nació para los negocios.

Siempre parece como si viviera en ese verano tan infinito, de playas paradisíacas y zonas bucólicas donde toma el sol y puede lucir su torso escultural mientras hace deporte.

Eso es simplemente parte de todo lo que realmente es Javier Tudela.

Su audiencia ya se acostumbró a verle entrenando todo el rato cada tipo de deporte: desde andar en bicicleta estática, hasta entrenamientos al aire libre, deporte marítimo o lanzando a canasta.

Javier Tudela, como lo aclaran desde Semana, es algo diferente.

Nacido en 1993, este joven de 26 años, actualmente influencer, es también un aspirante a actor (participó en la serie Dreamland) que se puede ver en una de esas ediciones de GH VIP.

Hablando sobre su vida más personal, Javier, en realidad, casi no tiene conexión con su papá, que también se llama Javier Tudela, aunque no es mucho mejor con su hermanastro, Diego Matamoros, cuya conflictiva conexión, pensamos, le hace vivir lejos de sus problemas con el flirteo entre su esposa, Estela Grande, y Kiko Jiménez dentro de la casa de Guadalix.

Deberíamos recordar que Tudela también tuvo una charla fuerte con Laura Matamoros durante su paso por el programa por esta crítica a su columna de parte de su hermanastra, mientras su mamá la defendía ante el grupo. Desde entonces, se ha dedicado a la vida contemplativa, los pequeños detalles de la naturaleza, la belleza y ser, en toda la amplitud del período, un bon vivant.

Después de la escuela secundaria, abandonó los estudios y comenzó una carrera como modelo y también participó como comentarista deportivo en el programa Punto Pelota. Después de eso, su fama como instagramer se disparó, pero eso no significó que dejara de progresar profesionalmente.

A los 17 años empezó con su primero negocio: una empresa que suministraba pipas de agua o shishas a bares, discotecas y restaurantes de la capital.

Abrió un restaurante de comida sana, algo que practica, en Pozuelo de Alarcón y, además, porque supo que el mercado de influencers estaba en auge, se esforzó por promover un nuevo estilo de vida utilizando las marcas y productos que contactaban con él y él junto con sus 125.000 seguidores.

A Vanitatis confesó que le gusta “estrenar un coche por año” y esto se debe a que otra de sus aficiones, el mundo del motor, lo anexa a sus negocios, fabricando los automóviles exclusivos que adquiere premiando para luego venderlos en el salida exacta del mismo precio.

About Author /

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Start typing and press Enter to search