Las leyendas urbanas más terroríficas de España

Todos los países tienen sus leyendas urbanas y España no es una excepción: muchas de ellas se mueven entre lo terrorífico y lo cómico. Nosotros hemos seleccionado las más “curiosas”. ¿Serán verdad?, ¿serán mentira? Elige el lugar más seguro de vuestra casa, que os las vamos a contar…

La chica de la curva: es, quizá la más famosa en nuestro país. Un conductor recoge a una autoestopista en una oscura carretera a altas horas de la noche. La chica le advierte al conductor que tenga cuidado en la próxima curva pues es muy peligrosa. El conductor le pregunta cómo lo sabe y la chica le contesta que es debido a que ella se mató en esa misma curva mientras se desvanece como un fantasma. Se cuenta que la leyenda tiene su origen en Illinois siendo el verdadero misterio cuándo llegó a España en una época en la que no existía Internet.

Verónica : la adaptación española de la leyenda de “Bloody Mary”. Se cuenta que si te encierras a oscuras en una habitación con un espejo y repites tres veces el nombre de “Verónica” esta se aparece y acaba con aquel que le ha invocado. Aunque nos mostramos escépticos ante esta leyenda, no hemos encontrado a nadie que quiera hacer “la prueba de fuego”.

Cocodrilos en las alcantarillas: también en muchas ciudades españolas se cuentan historias de pequeños cocodrilos que fueron echados a las alcantarillas y prosperaron a base de comerse a los pobres especialistas en mantenimiento. Lo curioso es que sí que ha habido hallazgos documentados de un caimán en un embalse de Extremadura (se había escapado de un circo); de una piraña en el lago de un parque de Madrid (soltada por un dueño de un acuario); y de un cerdo en las alcantarillas de Madrid (había entrado a través de unos conductos de desagüe desde un arroyo).

Productos de limpieza adoradores del demonio: no hace mucho tiempo surgió el rumor de que una conocida marca de productos de limpieza no destinaba sus ingresos a la conservación de bosques como publicitaba sino a la financiación de sectas satánicas. ¿Rumor generado por la competencia?, ¿por un cliente que no consiguió que su ropa tuviese el blanco puro de los anuncios? Nunca lo sabremos.

Los troncos de Brasil: los troncos de Brasil fueron muy populares en España como planta decorativa; pero se extendió una leyenda urbana según la cual una mujer observó perpleja cómo su planta se “movía” y, al llamar a un especialista, este le contó que dentro podría haber miles de crías de una araña amazónica que, con el tiempo, se harían grandes como puños. Por supuesto los troncos de Brasil son “seguros” pero su popularidad se redujo tras la difusión de esta leyenda.

Estación de metro de Rocafort (Barcelona): se dice que es una estación maldita, que es aquella en la que se han registrado más suicidios y que sus cámaras registran movimientos extraños a las horas en las que el metro se cierra. ¿Saben los que dicen eso que, aunque el metro cierre sus puertas a viajeros, sigue habiendo movimiento de empleados como personal de seguridad y limpieza durante la noche?

La rata del metro de Madrid:  en una de las líneas del metro de la capital una rata que siempre persigue al último tren de la jornada. Dicen que se trata de la reencarnación de un viajero que cayó a las vías esperando a ese mismo tren. Desde luego esta no es una bonita manera de pasar la eternidad.

El fantasma de la monja de la Universidad de Castilla-La Mancha:

el rectorado de la Universidad de Castilla – La Mancha, situado en Ciudad Real, fue una antigua casa de acogida regentada por monjas. Hay quien asegura haber visto extrañas figuras caminando por sus pasillos y, por lo que sabemos, hay puertas que se abren y cierran misteriosamente; aunque esto último podría ser producto de las caprichosas corrientes de los vientos manchegos.

About Author /

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Start typing and press Enter to search