5 cosas que no debes hacer antes de acostarte si quieres una tez bonita sin arrugas

Hay varios hábitos nocturnos que pueden ser perjudiciales para tu cutis. Parecen prosaicos y completamente inofensivos, y algunos de ellos no están relacionados en absoluto con el cuidado de la piel. Sin embargo, si se repiten con regularidad, contribuyen de manera invisible a la formación más rápida de arrugas y pueden agravar el acné. Aquí hay 5 cosas que debe evitar antes de acostarse.

1. Acostarse con un teléfono

¿Es tu ritual nocturno desplazarte por Instagram cuando estás acostado debajo de las sábanas? Es mejor dejar este hábito lo antes posible. ¿Razón? Luz azul. No solo interfiere con el ciclo natural de sueño, lo que dificulta conciliar el sueño y te deja con un aspecto cansado por la mañana. La luz azul libera radicales libres que provocan el envejecimiento prematuro. Según los especialistas, la luz de la pantalla de su teléfono inteligente penetra las capas profundas de la piel, donde se producen el colágeno y la elastina (¡en este sentido, llega más profundamente que la radiación UVA y UVB!). Como resultado, la cantidad de estas proteínas en la piel disminuye, lo que se traduce en una pérdida de firmeza y elasticidad. También existe una creciente evidencia científica de que la luz azul provoca una decoloración que es muy difícil de tratar. Por el bien de tu piel, debes dejar el teléfono antes de ir a la cama. Durante el día, puedes usar cosméticos contra la luz azul que reducen los efectos nocivos de la radiación HEV en la piel, por ejemplo, Oio Lab The E-Serum Anti Blue Light o Alkemie Digital rehab.

2. Lavado inexacto de la cara

Si usas protector solar (¡y esperamos que lo sea!) Y te maquillas, debes limpiarte la cara dos veces por la noche. Solo el método coreano de doble limpieza garantiza una limpieza completa de los poros y una preparación adecuada de la piel para los siguientes pasos de cuidado. El gel de lavado en sí no puede limpiar los contaminantes durante todo el día, porque algunos de ellos son las llamadas impurezas lipófilas, es decir, solubles en grasa. Esto se aplica, por ejemplo, a los aceites y siliconas contenidos en las bases. Para deshacerse de ellos, necesitas un cosmético a base de emolientes que disuelva la suciedad grasosa. Esta tarea se cumple con aceite, loción o leche desmaquillante. Solo después de usarlos, es recomendable lavarse la cara con un gel con agua.

3. Tomando una ducha caliente

No hay nada más relajante que una ducha caliente después de un día duro. Sin embargo, tu complexión ciertamente tendría una opinión diferente. La temperatura alta y el vapor en aumento dilatan los vasos sanguíneos, que con el tiempo pueden volverse visibles en forma de pequeñas “arañas vasculares”. Cuando se crean, ninguna crema los eliminará, solo un láser. La toma frecuente de duchas calientes también puede resultar en enrojecimiento permanente en las mejillas y piel seca. El cambio repentino de temperatura cuando sales de una cabina llena de vapor en el exterior tiene un efecto particularmente malo en la piel: es un choque térmico y un gran estrés para ella. Por lo tanto, es más saludable para la piel (y para el cuerpo) bañarse en agua tibia o incluso fría.

4. Comer bocadillos grasos y dulces

La comida rápida y el exceso de azúcar en la dieta tienen un efecto terrible en la piel porque intensifica los procesos de glicación, es decir, un envejecimiento más rápido de las células de la piel. Pero lo peor es consumir alimentos poco saludables por la noche. Si tienes una sesión nocturna de Netflix de vez en cuando, una bolsa de papas fritas y galletas Oreo, está bien. Pero cuando se permite hacer esto varias veces a la semana, los resultados serán nefastos. La sal de los bocadillos retiene agua en el cuerpo, lo que puede hacer que su cara se sienta hinchada todo el tiempo y que las bolsas debajo de los ojos se agranden cada vez más. A su vez, el azúcar provoca picos rápidos de insulina, lo que se traduce en una mayor liberación de hormonas, andrógenos, responsables del desarrollo del acné. Sin mencionar las calorías extra. Tienes que juzgar por ti mismo si estos breves momentos de placer con un paquete de patatas fritas compensarán tus interminables problemas de complexión.

5. Exprimir puntos negros y espinillas

5. Exprimir puntos negros y espinillas

El último muy mal hábito que muchos de nosotros cometemos frente al espejo por la noche: exprimir espinillas y puntos negros. Vale la pena ser consciente de que cada aplastamiento, apretón o frotamiento de la piel es un gran estrés para la misma y la expone a ataques masivos de radicales libres. Son los responsables de su flacidez más rápida y la aparición de arrugas. Además, las espinillas exprimidas inadecuadas provocan una decoloración antiestética y marcas rojas, y también pueden promover la propagación de las bacterias que causan el acné. Por el bien de tu cutis, debes abstenerte de aplastar los granos de cualquier manera. Si, por otro lado, tienes un problema con los puntos negros, un cosmetólogo experimentado puede manejarlos perfectamente. Una serie de peelings químicos y microdermoabrasiones pueden hacer maravillas en este campo.

About Author /

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Start typing and press Enter to search